Archive | Clásico RSS for this section

Una película homérica

Me gusta mucho ver actuar al Duque, y con el Duque no me refiero a Miguel Ángel Silvestre, me refiero a aquel que Loquillo homenajea en su inolvidable Feo, Fuerte y Formal (aunque yo nunca le ví feo), John Wayne.

Hay muchas veces que he entrado en discusiones sobre que Wayne no sabía actuar más que como cowboy, aunque es cierto que se convirtió por sus papeles de vaquero en un símbolo del perfecto norteamericano, y he tenido que alegar con películas como La Taberna del Irlandés, Boinas Verdes, ¡Hatari! o mi favorita de todos los tiempos y de la que os quiero hablar hoy Un Hombre Tranquilo.

La trma va de que Sean Thornton (John Wayne) regresa a su pueblo natal en Irlanda desde Norteamérica. La idea que lleva en mente es la de encontrar un lugar tranquilo donde vivir, por ello decide comprar la casa donde nació. Lo que él no sabe es que con esa decisión empezarán ya los problemas con Will “Red” Danaher (Victor McLaglen), una especie de cacique camorrista, que considera la compra de terreno por parte de Thornton como una grave ofensa.

Para facilitar aún más las cosas, Thornton se enamora a primera vista (nada más llegar al pueblo) de Mary Kate (Maureen O’Hara), una hermosa pero pobre muchacha muy fiel a las tradiciones irlandesas. Y, ¿adivináis qué? Además resulta ser la hermana de “Red” Danaher. Para mejorar el asunto, Thornton esconde un pasado en América que no quiere que nadie descubra.

Estas dos situaciones (el intento de entablar una relación entre Mary Kate y Thornton, con Danaher poniendo todos los inconvenientes posibles; y los intentos de Thornton para que su pasado no salga a la luz) son la trama principal de esta gran película.

No podemos olvidar a Michaeleen Flynn y la parece de sacerdotes que pululan alrededor de la pareja (recordemos que Irlanda tiene dos religiones oficiales: la católica y la protestante), y que intentan conseguir por todos los métodos que la pareja pueda hacer las cosas como es debido. Hay dos inconvenientes principales para que su relación prospere: el primero, sobradamente adivinable es el hermano, el segundo, algo más complicado y sin duda, mucho más cómico, es que Thornton desconoce las reglas del flirteo en Irlanda (y por ello, los espectadores más jóvenes pueden sentirse más identificados con Thornton).

Una vez conseguido el casamiento (mediante un gran engaño propiciado entre el reverendo, el sacerdote y Michaeleen), Red Danaher monta en colera al descubrir que le han engañado. Negándose a darle la dote a Mary Kate, por lo que ésta también monta en cólera y decide no cumplir con sus deberes maritales… Como bien le comenta a Thornton:

Seré tu exclava, pero no podrás tener ni mi cuerpo ni mi alma.

Thornton se encuentra confuso, ya que el ama a Mary Kate, y no le importa ni el dinero ni la dote. La situación se irá tensando, hasta que una mañana, al levantarse, descubre que Mary Kate se ha marchado y ha cogido un tren hacia Dublín porque, según Michaeleen

Le amo tanto, que no puedo estar con un hombre del que me averguenzo.

Al final, Thornton sin encontrar otra salida, debe elegir entre seguir huyendo o enfrentarse a su pasado.

El Mayor Espectáculo del Mundo

Esta noche he vuelto al cine clásico, de pequeña a mi abuelo le encantaba que vieramos películas antiguas (y eso no significa que nos tragasemos el horrible Cine de Barrio todos los santos sábados ¿eh?). Le gustaba que viesemos películas de Charlton Heston, John Wayne, James Stewart, Burt Lancaster, Gene Kelly

Esta tarde, buscando una película para ver mientras cenaba, me he encontrado con una pequeña maravilla de las que solía ver en las tardes de domingo:

Sinceramente, me he puesto a verla por el reparto James Stewart y Charlton Heston; ya ni me acordaba de haberla visto y con tanto maquillaje me ha costado reconocer al vaquero vestido como el carismático Botones.

El mayor espectáculo del Mundo (The Greatest Show On Earth) no es la más grande película del mundo, ni siquiera es la mejor de Charlton Heston (a quien personalmente prefiero en El Tormento y el Extasis, película de la que tengo intención de hablar más adelante, en próximos posts). Pero, me resulta entrañable por su narración y su ritmo, el circo comparado con un gigante, sus entresijos, el clásico pensamiento de que en el se esconde lo peorcito de la sociedad y que al mismo tiempo conforma una gran y complicada familia…

Pero si hay un gran personaje en esta película ese no es Brad, el jefe del circo encarnado por Charlton Heston que solo mira por el bienestar del circo dejando a un lado cualquier tipo de sentimentalismo, ni Holly interpretado por Betty Hutton la terca trapecista que quiere que le devuelvan su pista: la pista central, tampoco el gran Sebastian (Cornel Wilde) trapecista de renombre que compite con Holly para mantener su puesto en la pista central y su honor y que acaba prendado de ella… Sino por Botones, el payaso que en cuanto descubre a su madre entre el público le regala un ramillete de flores, el mismo que siempre está maquillado para esconder el rostro del hombre que mató a lo que más quería, el fabuloso médico que tras diez años sin ejercer la medicina descubre que la lesión de Sebastian tiene cura y que salva a Brad a pesar de perder su propia libertad.

FICHA:

Película: The Greatest Show On Earth

Nota: 6

Anotación: Un clásico, el ritmo de la acción de la película queda reflejado en la narración de lo que acontece en el circo. Numerosas actuaciones y mucho colorido, merecen atención aparte los números de los trapecistas. Sobresaliente James Stewart.